Una visita “guau”

Una noche hiperconectada
6 noviembre, 2018
Concurso “Isologo 40.° Aniversario del MFM” con importantes premios
20 marzo, 2019

Como parte de las salidas de la Colonia de Discapacidad que la Municipalidad de Ushuaia lleva adelante en conjunto con la Fundación Kau-Yak, el Museo recibió a un grupo de chicos y chicas autistas en la sede de Maipú 173 (sede Fundacional). Además de sus acompañantes terapéuticos y “profes”, trajeron consigo a “Pancha” y “Martín”, dos labradores que los ayudan a conectarse con el mundo cuando lo demás falla.


En este sentido, Contanza Cano, del equipo de Terapia Asistida con Perros (TAP) dependiente de la Secretaría de Políticas Sociales, Sanitarias y de Derechos Humanos de la Municipalidad de Ushuaia, en relación con la participación de los caninos, explicó: “Es una terapia que se suma a las convencionales, estoy yo, que soy psicóloga, está el niño y a veces está el perro y a veces no; el perro es una herramienta más en el trabajo con el niño, con niños autistas sobre todo, porque facilita el vínculo, el lazo con el otro.

El espacio TAP suele brindar variados talleres de acuerdo a la subjetividad de los niños que se aproximan, también destinado a público en general. Entre ellos es posible nombrar: “Arte, literatura y juego”; “Música”, “Apoyo escolar” y “Reinserción socio-laboral” para adolescentes, por ejemplo, donde guiados por el entrenador Federico los niños y niñas se inmiscuyen en la práctica de pasear perros.

En esta oportunidad, el Equipo TAP profundiza el lazo con la Fundación destinada a niños, jóvenes y adultos con discapacidad severa o profunda, Kau-Yak, y organizan una serie de salidas en el marco de la Colonia de verano. “Generalmente los chicos quedan por fuera de las colonias convencionales y esto es una propuesta para que puedan hacer otras cosas, la idea es sacarlos de sus espacios habituales”, aporta Cano.

Además, la psicóloga del equipo destacó: “Es la primera vez que nos dejan entrar a una institución con perros porque la verdad que en ese sentido la gente todavía no está del todo abierta; aunque haya una reglamentación que diga que si son perros de terapia o de asistencia pueden pasar”, en referencia a la Ley Nacional 26.858 Personas con discapacidad acompañadas por Perro Guía o de Asistencia cuyo objetivo es “asegurar el derecho al acceso, deambulación y permanencia a lugares públicos y privados de acceso público y a los servicios de transporte público, en sus diversas modalidades, de toda persona con discapacidad, acompañada por un perro guía o de asistencia”.

Por su parte, Beatriz Speciale, presidenta de la Fundación Kau-Yak, al ser consultada luego de la actividad realizada junto a la tallerista de Extensión, Arqueóloga Vanesa Parmigiani, señaló: “la verdad que yo vi que estaban muy interesados (los asistentes), pensé que se iban a dispersar mucho y sin embargo pudieron compartir la charla y hasta dibujaron, son muy cortos los tiempos en los que se conectan y estuvimos sentados bastante tiempo, más de lo que imaginé”. “La verdad que para las características de los chicos, que tienden a dispersarse fácil, fue fabuloso”, finalizó Cano.